HONG KONG Dos millónes de manifestantes

El domingo 9 de junio, un millón de personas manifestaron en Hong Kong contra un proyecto de ley que permitiría las extradiciones de Hong Kong a China continental.

Hong Kong, antigua colonia británica que tuvo lugar después de la guerra del opio en el siglo XIX, reintegró en 1997 la República Popular China, de la que históricamente forma parte, con el estatus de una región administrativa especial.

El 16 de junio eran dos millones.

Dos militantes sindicales chinos nos dan su opinión.


« Hacemos un llamado a los trabajadores para que dejen de trabajar »

Ming Lam – HKCTU (Hong Kong Confederation of Trade Unions) – habla.

Si la ley es aprobada, permitiría que los residentes de Hong Kong sean juzgados en China por los Tribunales que dependen directamente de las autoridades de Pekín. En la China continental, no hay un poder judicial independiente. La instauración de un procedimiento de extradición pondría a todo mundo en riesgo por violación de los derechos humanos. 

Las personas sospechosas de haber cometido un delito en China, pero que ahora residen en Hong Kong, podrían ser expedidas allí. Y sabemos que no tendrían derecho a un juicio justo. Este es uno de los principales motivos de preocupación para los trabajadores en Hong Kong. Esto no solamente concierne a los militantes, sino de todos los trabajadores. Es necesario comprender que en China hace diez o veinte años, la corrupción era moneda corriente. Y esto perdura aún hoy. Cualquier trabajador o pequeño comerciante está confrontado permanentemente… para obtener tal o cual certificado o autorización, para pasar la aduana. Le guste o no, no tiene otra opción: se ve obligado a cometer un « crimen ». 

Al contrario de lo que dice el gobierno, anunciando 240,000 manifestantes, había más de un millón de personas en la manifestación. Por la noche, el gobierno emitió una declaración en la que explicaba que había escuchado las preocupaciones y las había tenido en cuenta proponiendo enmiendas… incluso antes de la manifestación. Pero para nosotros, estas enmiendas no son suficientes. Queremos que este proyecto sea retirado. 

Será presentado al Consejo Legislativo de Hong Kong el miércoles 12 de junio. Por esta razón, la HKCTU llama al conjunto de sus miembros a organizar la movilización. Hacemos un llamado a todos los trabajadores para que cesen de trabajar y sitien ese día el Consejo Legislativo. 


« La central sindical ha sido la fuerza motriz » 

Un mensaje de Apo Leung, militante obrero, miembro del Comité de seguimiento del Comité Obrero Internacional (COI)

La gente salió a manifestar contra este proyecto de ley. El número de participantes fue muy importante, superó nuestras expectativas, muestra que los ciudadanos de Hong Kong están muy descontentos con este proyecto y exigen enérgicamente que sea retirado o postergado para volver a discutirlo. En todo caso, el gobierno de Hong Kong, y por supuesto el poder de Pekín, están decididos a aprobar esta ley en la próxima sesión legislativa el miércoles 12 de junio. Por lo cual pensamos que habrá más protestas, de manifestantes y estamos proyectando una huelga. 

Hay muchos trabajadores en este movimiento. Por supuesto, hay muchas personas, enseñantes, trabajadores sociales, profesiones de justicia, madres de familia, jóvenes. Yo estuve presente y hemos visto personas de todas las edades y contextos sociales. La central sindical HKCTU ha sido la fuerza impulsora de la movilización y de estas manifestaciones, y lo será nuevamente para las protestas de la próxima semana. 

No conocemos el impacto exacto de esta manifestación en China debido a la censura, pero los trabajadores de la parte continental también vinieron a Hong Kong el 4 de junio (*) y el 9 de junio. Por supuesto, enfrentarán consecuencias a su regreso a China. 

Con esta ley, existe el peligro de ser arrestado y juzgado en China, con procedimientos que dan miedo porque sabemos que hay procesos fabricados. Esto es evidente con lo que sucedió recientemente a los militantes obreros. Especialmente para las ONG obreras y los trabajadores sociales que trabajan en Hong Kong y en la propia China. 

Esperamos declaraciones de solidaridad de vuestra parte dirigidas al gobierno de Hong Kong. Han habido manifestaciones espontáneas de solidaridad en muchas ciudades del mundo. Si hay alguna en París, estaríamos orgullosos.  

(*) Aniversario de la masacre de trabajadores y estudiantes en la plaza Tien Anmen el 4 de junio de 1989.