FRANCIA Comunicado del Partido obrero independente y democrático (POID) A raíz de las elecciones europeas del 26 de mayo « la única unidad que tiene sentido
es la unidad por la defensa de los intereses de los trabajadores, en y a través de su lucha de clase »

El 26 de mayo, la mayoría de los votantes registrados (más del 52%) se abstuvieron o votaron en blanco o no votaron. Este rechazo mayoritario, en una proporción ciertamente inferior a la anunciada por los sondeos, se acentúa en los barrios obreros y populares: más del 60% en Seine- Saint-Denis, más del 70% en varias ciudades de la clase trabajadora del Rhon, cerca de 80% en Val-Fourré en Yvelines, 85% en algunos colegios electorales del barrio de Mirail en Toulouse! Y esto sin mencionar a los excluidos del voto: millones de votantes no registrados y trabajadores « no europeos », totalmente aceptables para ser explotados, pero no lo suficiente para votar. 

Este es un « No » claro y masivo a la Unión Europea y a Macron, cuya lista fue rechazada por casi 9 de cada 10 votantes registrados (89.3%). Desde el punto de vista de la democracia, Macron y sus políticas, más que nunca ilegítimas, ¡deberían ser echados! 

¿Pero quién va a echar a Macron y de qué manera? 

El resultado del Rassemblement National -RN- (extrema derecha -ndlt), inquieta, y con razón. Es cierto que pierde 2.5 millones de los 7.7 millones de votos obtenidos por Marine Le Pen en la primera ronda de las elecciones pre- sidenciales hace dos años, pero es vez perdió menos que los otros partidos, está a la cabeza. 

Pregunta: aquellos que, durante meses, pro- venientes especialmente de los partidos de « izquierda », repiten a voluntad que ya no hay ni izquierda ni derecha, y que debemos abandonar cualquier análisis en términos de clase; aquel- los que nos invitan a ya no oponer trabajadores y patrones, y a comulgar bajo el misma bandera tricolor al canto de La Marsellesa; aquellos que 

repiten mañana y tarde que el sindicalismo obrero se ha transformado en algo inútil; aquel- los para quienes los problemas del poder de compra o el medio ambiente no tienen nada que ver con la lucha de clase; ¿No son ellos los que han alimentado los resultados del Rassemblement National que desde siempre ha tenido el mismo discurso (Le Pen repitió el domingo por la noche)? ¿No son ellos los que han alimentado, en otro nivel, el resultado de los Verdes que afirman tratar los problemas climáticos y ambientales por encima e independientemente de las clases sociales? No es necesario buscar en otra parte la fuente de la confusión que dominan toda la situación. 

¿Cuándo serán lanzados los llamados a la unión de la izquierda 

… lanzados desde el domingo por la noche por dirigentes de diferentes partidos, ¿de qué se trata? ¿De reconstituir las alianzas políticas que vieron a los gobiernos Jospin y luego el de Holanda aplicar una política, en todos los aspectos, comparable a los gobiernos de dere- cha, de prepararse a substituir mañana las « privatizaciones de la izquierda » por las « priva- tizaciones de la derecha », las leyes El Khomri [reforma laboral -ndlt] a los decretos Macron? Esto, los trabajadores ya no quieren. Ya lo vivieron y eso fue lo que allanó el camino para el colapso de estos partidos y la elección de Macron y su desastrosa política. 

➔ La única unidad que tiene sentido es la unidad por la defensa de los intereses de los trabajadores, en y por su lucha de clase. Al día siguiente de las elecciones, el periódico Le Figaro se inquieta por la capacidad del gobierno para llevar a cabo la contrarreforma de las jubilaciones, y tiene razón. Durante meses, la política de Macron, rechazada en todos sus aspectos, alimenta el incremento de las huelgas en Correos, hospitales, escuelas, etc., y pone a la orden del día la centralización, la generalización de la lucha. en la huelga general unida para echar a Macron y su política. 

➔ Las más grandes luchas de clase están a la orden del día para derrotar el ataque contra las jubilaciones, pero también las re- formas Blanquer [del nombre del ministro de Educación -ndlt] en la escuela, el cuestiona- miento del estatuto de la función pública, la supresión de los servicios en todas las áreas. 

Aunque no les guste a los unos o a los otros, de lo que se trata es, efectivamente, de la lucha de clases. Por un lado, los intereses de la clase capitalista que dictan su ley a la Unión Europea y al gobierno; por otro lado, los intereses de la clase obrera, que carga sobre sus hombros la defensa de todos los elementos de las conquistas sociales y democráticas y civilización. Los trabajadores no pueden renunciar a organizarse por sí mismos en su propio terreno, con sus métodos de lucha de clase, la huelga, los comités de huelga, las asambleas generales soberanas, los delegados. No pueden renunciar a servirse de los sindicatos preservados y fortalecidos como instrumentos de lucha independiente por las reivindicaciones. 

Por lo cual, por nuestra parte, nos hemos comprometido en la construcción de un partido obrero, un partido que no teme reivindicar el color rojo de su bandera, porque él combate por la Asamblea Constituyente y por un gobierno obrero rompiendo con las instituciones de la Vᵉ República y la Unión Europea. 

¿Qué propone el Partido Obrero Independiente Democrático (POID) para ayudar a la unidad de los trabajadores y las organizaciones en contra del gobierno y la clase capitalista? 

El 15 de junio lo explicaremos en el mitin al cual invitamos a trabajadores, jóvenes y militantes a participar. 

¡Fuera Macron y su política!
Mitin del POID

Sábado, 15 de junio de 2019, a las 2 de la tarde.
Palacio de Congresos Paris-Est, 128, rue de Paris, 93100 Montreuil Metro Robespierre (línea 9, salida rue Barbès)