BIELORRUSIA “El destino de la lucha contra la dictadura depende de la clase obrera” — Entrevista con un miembro del comité de huelga de la fábrica Remontajstroï de la ciudad de Soligorsk

Nuestros corresponsales nos transmitieron esta entrevista aparecida el 18 de octubre en el boletín Polymïa (La flama), que precisa: “Los ojos de los manifestantes están dirigidos hacia las empresas. Raros son aquellos que dudan que el resultado de la lucha contra la dictadura dependa de la clase obrera. Soligorsk, “la capital de los mineros” (de las minas de potasio explotadas por la empresa Belaruskali -ndlr) concentra todas las esperanzas.”

¿Cómo se constituyó su comité de huelga?

Nuestra fábrica de mantenimiento de estructuras metálicas trabaja como subcontratante para Belarukali. El comité de huelga nació de la coordinación del sindicato independiente y de iniciativas de trabajadores que habían leído en internet cómo constituir un comité de huelga. El comité fue constituido mucho después del inicio de la huelga, dado que ésta tuvo un carácter espontáneo. 

Su comité de huelga, ¿representa a la mayoría de los trabajadores?

Sí: la mayoría de aquellos quienes, después de la elección presidencial del 9 de agosto y las protestas que le siguieron, expresaron su rechazo a la represión policial (contra los manifestantes que protestaban contra la reelección del presidente Loukachenko con más del 80% de los votos -ndlr). Algunos colegas reconocieron haber votado por Loukachenko, pero estaban indignados por el terror policial. Con el tiempo y con el peso de la propaganda de Estado en mancuerna con la televisión, se volvió necesario negar contundentemente frente a nuestros colegas la versión aquella de que el comité era favorable a las reivindicaciones nacionalistas, y otras mentiras esparcidas por la televisión oficial.

¿Cuáles son las reivindicaciones de los trabajadores? ¿Tienen confianza en los dirigentes de la oposición propulsados por los medios de comunicación, (Tikhanovsaïa, Kolesnikova, Latouchko, etc.)?

Las reivindicaciones del comité de huelga son las mismas en sentido democrático avanzadas por toda la oposición liberal. Cuando las reivindicaciones obreras fueron propuestas, algunos dijeron que eso no estaba en la orden del día. Los trabajadores tienen diferentes puntos de vista sobre los dirigentes de la oposición liberal, aunque por regla general no son muy amables que digamos.

¿Cuál es el papel de los sindicatos independientes y la posición del sindicato “oficial” (que está integrado al régimen -ndlr)?

En nuestra fábrica, el sindicato independiente por un lado y la dirigencia favorable a la oposición del otro, han sido la espina dorsal de la organización de la huelga. Al principio, el sindicato “oficial” no se opuso, ya que los colegas estaban todos indignados. El primer día, el representante del sindicato oficial de la fábrica votó por la huelga e incluso nos apoyó, inscribiéndose como huelguista, mientras que nosotros avanzábamos reivindicaciones políticas. Más tarde, no lo volvimos a ver: las órdenes de combatir la huelga, caída desde lo alto, habían pasado por ese sindicato, y muchos lo maldecían. 

¿Y los otros comités de huelga?

Fueron constituidos en agosto en la mayor parte de las empresas en huelga. El local sindical fue tomado por los obreros que querían que se les ayudara a organizar la huelga y a constituir sus comités de huelga. En el de los mineros de Belariskali, naturalmente, se volvió uno de los más importantes y de los más organizados, y lo es todavía hasta hoy. El poder concentró sus golpes en su contra: así, uno de sus dirigentes más activos, Anatoly Bokoun, fue hecho prisionero primero veinticinco días, y luego otros quince. ¡Ni un solo dirigente de la huelga ha escapado de la prisión! A pesar de la represión, los obreros continúan mal que bien a apoyar la huelga. Un tercio de los mineros se rehusó a salir a la superficie, encadenándose al fondo de la mina. Los mismos mineros recientemente formularon, además de las reivindicaciones políticas, reivindicaciones económicas: mejores condiciones de trabajo y aumento de salarios.

¿Cuáles son las perspectivas?

Las perspectivas de la lucha obrera mejoraron considerablemente. Hace algunos meses, las palabras “huelga” o “comité de huelga” hacían referencia a un pasado lejano. Hoy, los trabajadores saben lo que es una huelga y han participado en ella. Pero no nos engañemos: las próximas huelgas, sobre reivindicaciones puramente sociales, no serán tan fáciles. Ya que esta huelga política fue lanzada tanto por los obreros como por la capa dirigente. Pero sin sindicatos, la clase obrera no está organizada y cuando las reivindicaciones representen solamente nuestros propios intereses como clase obrera, encontraremos en nuestro camino la oposición de los ingenieros y de los directivos. La capacidad de los trabajadores para ponerse en movimiento es determinante: en el país, el 7 de agosto, nadie podía imaginarse que diez días más tarde estaríamos en huelga. Nuestra tarea, como comunistas, es prepararnos en todo momento para todos esos cambios bruscos, utilizando los sindicatos, organizaciones y partidos comprometidos en servir a los trabajadores.