CATALUÑA Una marea humana contra la represión y por la República

A todos los que anunciaron que estaba muerta y enterrada, la marejada humana respondió: ¡la República Catalana todavía está aquí!

El 14 de octubre, nueve dirigentes catalanes fueron condenados a penas entre nueve y trece años de prisión por « sedición ». Condena decidida por la Corte Suprema y en nombre de un Código Penal, que son el legado de la dictadura de Franco, al igual que la monarquía y su Constitución de 1978.

Este veredicto provocó una ira inmensa, que rápidamente se convirtió en manifestaciones masivas, convocadas por los Comités de Defensa de la República (CDR) y asociaciones como la Asamblea Nacional de Cataluña (ANC) o el Ómnium Cultural. Desde el 17 de octubre, el sindicato de estudiantes lanzó una consigna de huelga. La marejada humana culminó el 18 de octubre en Barcelona, día de la huelga general iniciada por los sindicatos « minoritarios ». Las direcciones de Comisiones Obreras y la UGT se negaron a llamar, no obstante « dejaban a sus miembros libres de participar » por temor a estar en total desmedro con sus propios adherentes.

Los cortejos hasta donde alcanza la vista, en las carreteras, autopistas y desembocando finalmente en Barcelona, llevan pancartas y letreros: « Autodeterminación », « Alto a la represión », « Liberación de presos políticos », « Independencia », « República « No tenemos miedo ». Los grupos juveniles, a menudo animados por CDR, cortan las carreteras, bloquean los peajes. Más de medio millón de manifestantes en Barcelona, con estibadores en huelga que paralizan el puerto, pero también afecta las escuelas secundarias, institutos, los transportes y la industria. Los estudiantes en cortejo llegan con una pancarta « República Catalana ». Coreando: « No olvidamos el 1 de octubre », « Libertad », “Por la República Catalana del Pueblo, de la Juventud », « Lo haremos de nuevo », en referencia al referéndum del 1 de octubre de 2017, a través del cual el pueblo catalán expresó su deseo de vivir en la República. Es justo para hacer pagar este « crimen » del 1 de octubre, que los nueve dirigentes fueron condenados. Al final de los discursos al final del evento, la multitud dice « ¡Huelga general! « Independencia ahora! ». Aclama la lectura de la carta enviada desde su prisión por Jordi Cuixart, ex presidente de Ómnium Cultural, que concluye: « ¡Adelante, viva la libertad, viva la República!” La respuesta de la monarquía y el gobierno « socialista » de Pedro Sánchez no tiene apelación: la policía como los Mozos de Escuadra (la policía autónoma catalana) atacan y reprimen. Hay más de 110 heridos.

Pero esta vez, en todo el Estado español, se expresó la solidaridad de los trabajadores y los pueblos. En Madrid, a partir del 16 de octubre, con motivo de la manifestación de los jubilados que desfilan por miles por la revalorización de sus pensiones, hubo muchas banderas catalanas, vascas y republicanas. Luego, en los días que siguieron, tuvieron lugar impresionantes manifestaciones en Bilbao y Donostia en el País Vasco, pero también en Andalucía, etc.

Esta nueva fase de la sublevación del pueblo catalán contra la monarquía, herencia del franquismo, atrae consigo a todas las fuerzas para reagruparse por la defensa de las instituciones de 1978. Desde el anuncio de la condena, el jefe del gobierno y el Partido Socialista Pedro Sánchez se atrevió a decir que « nadie había sido condenado por sus ideas ». Tres días después, felicitó a la policía por « el mantenimiento del orden ». 

A su derecha, los partidos como el Partido Popular, Vox y Ciudadanos exigen un incremento de la represión. A la “izquierda”, Iglesias, el dirigente de Podemos, le dijo a Sánchez que podía contar con él para “desinflamar” la situación. El 19 de octubre, Ada Colau, la alcaldesa de Barcelona, Roger Torrent, el presidente del Parlamento catalán (miembro de la Izquierda republicana, ERC), representantes de las Comisiones Obreras (CCOO) y la UGT de Cataluña y de la patronal,  se proponían « encontrar una solución democrática al conflicto ». Al día siguiente, los dirigentes de CCOO y UGT, junto con la patronal, dieron un paso más, con un « manifiesto unitario: Cataluña necesita estabilidad política, económica y social » *.

Pero la única « solución democrática » ¿no es la de reconocer que el 1 de octubre de 2017 el pueblo catalán escogió liberarse de la monarquía y constituir su República catalana, abriendo la vía a la unión libre de las repúblicas de España?

Corresponsales

* Este consenso contra el derecho del pueblo catalán va más allá de las fronteras de la monarquía española: desde el 6 de noviembre de 2017, el presidente de la Comisión Europea, Juncker, argumentó que « la solución radica en el orden constitucional y judicial interno para España « , dando luz verde a la represión.