ESTADOS UNIDOS El Resurgimiento del Movimiento Obrero, Bernie Sanders, la DSA y la Lucha por una Política Independiente de la Clase Trabajadora Entrevista con Alan Benjamin, miembro del Consejo Editorial del periódico The Organizer (El Organizador) (parte II)

Pregunta:El periódico The Organizer ha informado sobre el crecimiento sustancial de la corriente política llamada Democratic Socialistas of America (Socialistas Demócratas de América), o DSA, el grupo político que ha estado promoviendo a Bernie Sanders para la presidencia. Cuéntanos sobre ello. 

Benjamin: La DSA, el antiguo refugio de funcionarios sindicales que se adhieren a las políticas socialdemócratas liberales dentro del Partido Demócrata, ha resurgido a través de la campaña de Bernie Sanders con una base sindical en gran medida joven y militante. Esta es otra expresión de la creciente radicalización de la juventud y de los sectores de la clase obrera. 

La DSA acaba de celebrar su convención nacional en Atlanta, con más de 1.000 delegados que representan a 56.000 miembros que pagan cuotas organizados en cientos de capítulos (organizaciones de base) en todo el país. Durante la discusión previa a la convención, algunos de los capítulos de la DSA se negaron a apoyar a Sanders para presidente, tal como lo propuso la dirección saliente de la DSA, con el argumento de que un voto por Sanders no sería más que un voto por Biden o Warren, dado que a Sanders se le negará la nominación y que Sanders ha instado a sus partidarios a que voten por el candidato seleccionado por el DNC. Muchos activistas de la DSA formaron un « caucus », o corriente: el caucus de la Estrella Roja (Red Star Caucus), que llamó a la DSA a encabezar una campaña por un Partido de los Trabajadores ya! 

Esta afirmación de una posición independiente tuvo un apoyo significativo entre los miembros de la DSA. La nueva dirección de la DSA, agrupada principalmente en la Corriente Bread and Roses (Pan y Rosas), aceptó el llamado a construir un Partido de los Trabajadores, pero relegó esta tarea a algún tiempo en un futuro lejano. Un informe sobre la convención de la DSA publicado en la edición del 7 de agosto de la revista The Nation resumió el nuevo curso de la DSA:

 «Las decisiones sobre el trabajo electoral marcaron un claro giro a la izquierda. En un nuevo alejamiento del compromiso de la vieja DSA con la política del ‘mal menor’, la convención votó que la DSA debería negarse a respaldar a cualquier candidato presidencial en la boleta electoral del Partido Demócrata en 2020 que no sea Bernie Sanders. La DSA también endureció su política nacional electoral para apoyar únicamente a los candidatos de lucha de clases que se presentan como socialistas abiertos. 

«Por primera vez, la DSA también se comprometió abiertamente a una ruptura suave (llamada ‘ruptura sucia’) con el Partido Demócrata. » Como explica la nueva política electoral nacional de la organización, « la DSA está comprometida a construir una organización política independiente del Partido Demócrata y de sus donantes capitalistas. … A largo plazo, nuestra meta es formar un partido obrero independiente, pero por ahora esto no descarta la necesidad de apoyar a candidatos seleccionados por la DSA que se presentan tácticamente en la boleta electoral del Partido Demócrata ». 

La resolución sobre política electoral adoptada por la DSA hace referencia al Partido Laboral Campesino (Farmer Labor Party, o FLP) en Minnesota en la década de 1930 como un ejemplo de « ruptura sucia » con el Partido Demócrata a seguir. Pero este « ejemplo » no significó una ruptura en absoluto con el Partido Demócrata. El gobernador del FLP, Floyd Olson, no sólo no rompió con los demócratas, sino que llamó a la Guardia Nacional para que aplastara la huelga general de 1934 en Minneapolis organizada por sindicalistas socialistas militantes[1]. 

Presentar « tácticamente » a candidatos, inclusive los auto-denominados socialistas, en la boleta electoral del Partido Demócrata es cruzar la línea de clase hacia el campo de la clase capitalista. Demasiados falsos dirigentes políticos de « izquierda » a lo largo de la historia del movimiento obrero de Estados Unidos han enlazado a luchadores independientes con el Partido Demócrata sobre la base de que esto es meramente una « táctica » hacia la meta de construir un partidoobrero independiente … en el largo plazo. Pero en lugar de servir como un puente hacia una política realmente independiente, la estrategia de « ruptura sucia » es un obstáculo importante en su camino. 

Pregunta: La situación que describes requiere abrir un diálogo con los miembros de la DSA – y con los activistas de Labor for Bernie – que están abiertos a construir un partido obrero independiente pero que todavía no ven las trampas, y/o no pueden ver que camino a tomar. 

Benjamin: En efecto. Se trata de dirigentes y activistas que en su gran mayoría se oponen a las guerras y las intervenciones de Estados Unidos en todo el mundo y que aspiran profundamente a la justicia social y económica plena, tanto en Estados Unidos como en el extranjero – objetivos que son incompatibles con las políticas de los demócratas y republicanos. 

Los dos principales contendientes presidenciales en el otoño de 2020 serán candidatos que promueven y llaman a apoyar a las guerras imperialistas y que llaman, aunque de forma disimulada, a intensificar la explotación de la clase obrera y las capas mas oprimidas. De esto no cabe duda. 

Para evitar ser presa del perenne chantaje político del « mal menor » – esta vez en nombre de « Cualquier Candidato Menos Trump » – estos activistas (y más generalmente toda la clase obrera) necesitan una perspectiva de « ruptura limpia » y neta para ganar sus demandas apremiantes. Y no tienen que esperar hasta algún tiempo en un futuro lejano para poner las cosas en marcha 

Hay una nueva apertura para construir un partido político independiente basado en los sindicatos. Esta perspectiva fue adoptada por la convención nacional de 2017 de la federación sindical AFL-CIO – otra expresión del profundo movimiento desde abajo. Pero esta meta no será una realidad sin un esfuerzo consciente hoy para reagrupar a los partidarios de la política independiente en coaliciones, o comités, que lanzan candidatos independientes de la clase obrera a cargos públicos, comenzando a nivel local, en las elecciones de noviembre de 2020. 

El punto de partida, en nuestro juicio, es la construcción de coaliciones obreropopulares independientes que incorporen la lucha por el sistema universal de salud « Single Payer Healthcare » o el Workplace Democracy Act de Bernie Sanders entre sus principales demandas y que llamen a la movilización en torno a ellas. Los líderes y activistas sindicales que formaron la Campaña Obrero-Popular por un Partido Independiente (LCIP) están promoviendo estas coaliciones, o comités, como los cimientos de un partido obrero independiente y de las comunidades de los oprimidos.  

[1] « El gobernador Floyd B. Olson de Minnesota declaró la ley marcial en la ciudad de Minneapolis durante la huelga general liderada por los camioneros en toda la ciudad en agosto de 1934, desplegando 4.000 guardias nacionales a su disposición. Se prohibió el uso de piqueteo y los camiones con esquiroles –a los que se expidieron permisos militares-comenzaron a moverse de nuevo. El sindicato, viendo esto como un intento de romper la huelga, exigió que todos los permisos fueran revocados y desafiando la ley marcial, los trabajadores prometieron de nuevo regresar a los piquetes el 1 de agosto ». (relato publicado en el sitio web del sindicato de camioneros IBT, o Teamsters)