INDIA « Los derechos legítimos de los cachemires deben ser restablecidos » Una carta de Nambiath Vasudevan

Una carta de Nambiath Vasudevan, militante sindical y coordinador del Comité Internacional contra la Guerra y la Explotación, por la Internacional Obrera (COI).

La Cachemira fue integrada a la India mediante el Tratado de Accesión a la Unión India firmado por el entonces Príncipe de Cachemira y el Gobierno de la India. India ha aceptado que Cachemira gozara de un estatus particular, que ha sido garantizado por el artículo 370 de la Constitución india. El pasado 5 de agosto, este estatuto particular fue derogado por una ley del Parlamento, el gobierno afirmó que, dado que la Asamblea Legislativa había disuelta hace unos meses, revocar el artículo 370 era un derecho inherente al Parlamento. Por lo tanto, la supresión del estatus específico no ha sido validada por el pueblo de Cachemira ni por sus representantes electos, contrariamente a lo que estipula la constitución. 

La repentina derogación del artículo 370, que recuerda el Estado de emergencia impuesto en 1975, hizo que todos los partidos políticos, excepto el BJP, temieran que sí, el Parlamento usa su poder de manera autoritaria, cualquier otro Estado de India puede ser retrogradado al estatuto de territorio de la Unión, lo cual significaría la muerte del federalismo. 

India es una Unión de Estados. Cachemira era un Estado aparte en el seno de la Unión India, conocido como J & K (Jammu y Cachemira). Comprende tres regiones: el valle de Cachemira, el Jummu y Ladakh. El valle de Cachemira es mayoritariamente musulmán, mientras que Jammu es predominantemente hindú. 

Desde el 5 de agosto, J & K ya no es un Estado como tal. Fue dividido y debe convertirse en territorio de la Unión con su propia Asamblea. Ladakh no formará parte, él se convertirá en territorio de la Unión sin Asamblea. En la India, todos los territorios de la Unión están bajo el control directo del Gobierno Federal. 

En 1947, Pakistán e India fueron fraccionados, y desde entonces esto no se ha cesado, respecto de la cuestión de Cachemira, y a iniciativa de las Naciones Unidas se estableció una línea de alto el fuego, el pueblo se encontró entonces dividido unos de un lado y otros del otro. 

Cachemira ha sido arrastrada a un conflicto donde unos reclaman la autonomía y otros la independencia, pero para los indios que no viven en Cachemira, es una parte integral de la India. El BJP siempre ha jugado la carta del hinduismo atizando el sentimiento nacional sin preocuparse por los aspectos humanos. 

Desde el 5 de agosto, las redes de comunicación están totalmente bloqueadas en el interior de Cachemira y con el resto del mundo: no hay ni televisión, ni teléfono fijo o teléfono móvil, ni enlaces a Internet o Facebook, ni periódicos, como tampoco medios de información. 

Los dirigentes y militantes de los principales partidos fueron arrestados. No se ha dado una fecha para su liberación ni para el restablecimiento de las comunicaciones. 

Dado que la seguridad de Cachemira es ahora responsabilidad directa del gobierno federal de India, se puede esperar un incremento de tensiones en las zonas fronterizas, particularmente donde separan a los dos Cachemira, especialmente desde cada parte reivindica la totalidad del territorio. 

Este incremento de la tensión se ve agravado por la creación de Ladakh, que tiene una frontera común con China. India puede temer una reacción negativa de China. La posición de China le da una nueva dimensión al problema de Cachemira. 

Solamente podremos saber más sobre la situación interna y la reacción del pueblo de Cachemira, a partir del 15 de agosto, día de la fiesta nacional de la Independencia donde esperamos un regreso a la normalidad. 

No obstante, el BJP tiene una mayoría absoluta en el Parlamento, el gobierno enfrenta una oposición resuelta al uso de la fuerza armada contra el pueblo inocente de Cachemira. 

Cachemira es una zona altamente militarizada. El conflicto ya se ha cobrado la vida de más de 40,000 personas. Después de los acontecimientos de 2016, miles de jóvenes fueron víctimas, sin mencionar a los militares y paramilitares. En Cachemira no hay trazas de una solución positiva. Si el gobierno de BJP fomenta la creación de asentamientos hindúes y distribuye la tierra a los recién llegados con la clara intención de desarrollar el Estado, la resistencia se reforzará. Muchos temen que Cachemira se convierta en un nuevo Kosovo o en una nueva Cisjordania. 

El movimiento obrero debe exigir que se restablezca el Estado de derecho, que el gobierno libere a todos los dirigentes y militantes de los partidos políticos y sindicatos, anule la prohibición de los periódicos, los medios y restablezca las comunicaciones. Los cachemires deben tener el derecho legítimo de expresar sus puntos de vista y defender sus derechos constitucionales. El Gobierno de la India debe devolver al pueblo de Cachemira las garantías previstas por la Constitución. 

Finalmente, las declaraciones del presidente Donald Trump según las cuales el Primer Ministro Modi le hubiera pedido servir de mediador no fueron contradichas por el Primer Ministro a pesar de las demandas de los dirigentes de la oposición en el Parlamento Indio. Según las últimas noticias, la Administración estadounidense habría retirado su propuesta … 