ARGELIA Declaración del Comité de Organización de Socialistas Internacionalistas de Argelia (COSI) Después de la dimisión de Bouteflika: ¡Régimen, ya lárgate! ¡La palabra al pueblo! ¡Asamblea Constituyente Soberana! ¡Organicémonos!

Desde el 2 de abril de 2019 Abdelaziz Bouteflika ya no es más el presidente de la República. Se trata de la primera victoria de todo el pueblo desde que salió a las calles de las ciudades y de las comunas del país, el 22 de febrero, para oponerse a un quinto mandato del presidente en ejercicio.

Primera victoria solamente, puesto que todas las reivindicaciones de las masas expresadas durante estas seis semanas no han sido satisfechas por la salida definitiva del presidente saliente: “¡Régimen, ya lárgate! ¡La palabra al pueblo!”

No obstante, es una victoria del pueblo logra- da a través de sus marchas, manifestaciones, concentraciones, huelgas y la lucha por la inde- pendencia de las organizaciones sindicales, parti- cularmente de la Central sindical histórica de los trabajadores la UGTA. El pueblo, particularmente los trabajadores, ha mostrado ¡“que todo es posible”! Indiscutiblemente va a encontrarse confrontado, para continuar con sus moviliza- ciones sobre sus propias aspiraciones, a la cuestión de decidir.

Abdelaziz Bouteflika abandona la presidencia de la República obligado por este movimiento de masa, pero abriendo la vía a una salida de crisis que preserva el régimen y asegura su continuidad. Bouteflika se va, pero el régimen continúa: la Asamblea Nacional, el Consejo de la Nación, el Consejo Constitucional, el gobierno reciente- mente instalado… Así también los hombres y las mujeres que lo han personificado. De hecho, es Abdelkader Bensalah, uno de ellos que asegurará durante 90 días el puesto interino de la presi- dencia, como lo prevé la actual Constitución ilegítima que ha sido vapuleada por las manifes- taciones del pueblo.

La salida de Bouteflika, solicitada reciente- mente por el jefe del Estado mayor Gaid Salah y el ex Primer ministro Ahmed Ouyahia, sin embar- go, no reunifica las diferentes fracciones del régimen y tampoco resuelve la crisis del régimen que continúa profundizándose.

Gaid Salah, jefe del ejército, que se presenta como estando al lado del pueblo, luego de haber sido el principal apoyo del presidente saliente continúa con sus propios objetivos: asegurar la continuidad del régimen poniendo nuevamente en el centro a la jerarquía militar e instaurando a sus propios oligarcas en el lugar de esos que prospe- raron en la sombra de la presidencia de Bouteflika.

Todos los planes de salida de crisis provenientes de las diferentes fracciones y clanes del régimen o de la pretendida oposición dan la espalda a la profunda aspiración de millones de manifestantes, es decir, que Argelia se construya a través del pueblo soberano para el pueblo soberano.

Lo que quiere y continúa queriendo el pueblo no es que los personajes a la cabeza de las instituciones cedan su lugar a otros personajes, lo que el pueblo quiere son otras instituciones. ¡Sistema, ya lárgate! ¡Régimen, ya lárgate! para dejar el lugar a otro régimen, a otro sistema.

El Comité de Organización de Socialistas Internacionalistas de Argelia (COSI) comparte la convicción, con muchos de nuestros conciuda- danos, jóvenes, mujeres, trabajadores, que es el pueblo el que debe decidir de su futuro, que es el pueblo que debe erigirse en pueblo constituyente a través de su Asamblea Constituyente Soberana.

Para ello existe una vía, es la emprendida desde hace más de un mes: la de la organización de la movilización por los propios trabajadores y jóvenes con sus sindicatos, arrancados a la tutela del Estado, con sus sindicatos independientes, sus sindicatos autónomos, sus secciones de la UGTA habiendo recuperado toda su soberanía, con sus comités, etc. Este movimiento no pude detenerse antes del establecimiento de la democracia plena y total. Es a la Asamblea Constituyente Soberana, representando al conjunto del pueblo que corres- ponderá hacerlo.

Por nuestra parte, estimamos que tal Asamblea Constituyente Soberana permitiría a los represen- tantes del pueblo no solamente decidir de la for- ma de las nuevas instituciones sino de su conte- nido, pues el pueblo quiere poder decidir :

– Que los jóvenes tengan derecho a un autén- tico diploma, un verdadero trabajo, un verdadero salario

– Que todas las riquezas de la nación, en parti- cular los hidrocarburos regresen al puebleo traba- jador.

– Que sean anuladas todas las privatizaciones.

– Que sean restablecidos todos los servicios públicos.

Es a través de esto que será abierto el camino a esta Argelia nueva por la cual todas y todos nosotros hemos entrado en movimiento desde el 22 de febrero.

Argelia, 3 de abril de 2019