INDONESIA El 67% de los trabajadores todavía se vieron obligados a ir a trabajar. El 25% de ellos no recibió ningún material de protección como desinfectante o la posibilidad de lavarse las manos. »

Autor : Dan Tisnanti, Presidente de la Federación Indonesa Unidad Sindical – Fecha : 25 de noviembre 2020 

1/ ¿Cuáles son las consecuencias de la crisis sanitaria para la población, particularmente para la clase obrera? ¿Cuál es el impacto de COVID en el empleo, cuántos puestos de trabajo han sido suprimidos? 

Durante la epidemia de Covid 19, el gobierno de Indonesia tomó decisiones políticas que violan los derechos de los obreros. 

A mediados de marzo, el ministro de Trabajo emitió una carta circular que permite reducir los salarios y poner a los trabajadores en desempleo parcial. Muchos trabajadores con contratos de duración determinada se encontraron en situaciones aún peores. Fueron despedidos sin indemnización. Además, si nos referimos a una encuesta que realizamos entre finales de marzo y principios de abril, el 67% de los trabajadores todavía se vieron obligados a ir a trabajar. Sin embargo, el 25% de ellos no recibió ningún material de protección como desinfectante o la posibilidad de lavarse las manos. 

Según declaraciones del ministerio de Trabajo, más de 3,5 millones de trabajadores fueron despedidos durante la epidemia, mientras que KADIN (Cámara de Comercio e Industria de Indonesia) dijo que su número era de 6,4 millones. 

2/ ¿Existen estadísticas sobre el número de trabajadores que han perdido la vida, especialmente entre los que estaban en primera línea, incluidos los médicos y otro personal del hospital? 

No tenemos detalles sobre la cantidad de trabajadores que han muerto a causa de Covid-19. Sin embargo, con respecto a los trabajadores de la salud, a fines de septiembre, la IDI (Asociación de Médicos de Indonesia) informó que 228 trabajadores de la salud, incluidos médicos, habían perdido la vida debido a Covid 19. 

3/ ¿Qué medidas ha tomado el gobierno para hacer frente a la pandemia y qué medidas no se han tomado? ¿Los patrones y el gobierno han impuesto recortes salariales? 

El gobierno ha puesto en marcha un plan de distribución de alimentos básicos. Sin embargo, en metrópolis como Jakarta, esto ha sido a menudo un problema. Para recibir alimentos, los trabajadores deben poseer una tarjeta de identidad de residente de Jakarta en su poder. Pero la mayoría de los trabajadores proceden de otras provincias. Por tanto, les resulta muy difícil obtener los alimentos que son distribuidos. 

El gobierno también ha implementado el plan Kartu Pra-Kerja (tarjeta de pre contratación). Pero para los trabajadores es muy difícil acceder a este programa, por lo que el gobierno está derrochando este presupuesto en nada. Al contrario, el gobierno otorga a las empresas muchas facilidades, como franquicias fiscales. Pero los patrones siguen haciendo lo que quieren al violar el código laboral. 

4/ ¿Qué nuevos ataques contra los derechos de los trabajadores y la democracia han sido perpetrados, este año, por patrones y el gobierno aprovechando la pandemia? 

El gobierno indonesio está utilizando deliberadamente el clima de ansiedad para hacer aprobar leyes que amenazan los derechos de los trabajadores bajo el nombre de « Omnibus Law on Job Creation” (Ley Ómnibus sobre Creación de Empleo). Para facilitar la actividad empresarial, esta ley modifica varias leyes existentes. Una de los más controvertidas es la Ley de empleo n° 13/2003. Con esta nueva versión de la ley, las condiciones laborales serán más precarias. Las protestas e incluso las simples discusiones contra esta ley son a menudo objeto de represión policial. 

5/ Durante años, el número de trabajadores en el sector informal se incrementa sin cesar. La lucha contra el trabajo precario debe llevar al movimiento sindical a pensar en cómo organizar a estos trabajadores. Los que trabajan en el sector informal están pagando un alto precio por la crisis sanitaria. ¿Cuál es su situación desde marzo de 2020? ¿Cuáles fueron las reacciones? 

Durante la pandemia, su situación empeoró. La mayoría de los trabajadores de la industria textil que han sido despedidos trabajan en pequeñas unidades (un taller que emplea entre 10 y 50 trabajadores). Sus salarios son muy bajos, por debajo del salario mínimo y las condiciones laborales son pésimas. Lamentablemente, no les queda más remedio que seguir trabajando en trabajos precarios. Cuando consiguen un trabajo en una fábrica textil (sector laboral formal), tienen contratos cortos (21-30 días) y son contratados bajo el esquema “si no hay trabajo, no hay remuneración”. Por supuesto, lograr que obtengan sus derechos legales es parte de nuestro programa. Es por esto que los organizamos y también para eliminar el sistema de precariedad y subcontratación se ha convertido en una prioridad de nuestro programa. 

6/ Las mujeres trabajadoras también se han visto especialmente afectadas. Son los primeras en perder sus trabajos y las últimas en ser recontratados cuando la empresa abre nuevamente. Debieron cuidar a sus hijos privados de la escuela. La violencia doméstica ha aumentado con el confinamiento. ¿Qué forma tomó? ¿Cuáles fueron las movilizaciones para defender los derechos de las mujeres trabajadoras? 

En el área de KBN Cakung, hemos habilitado un buró de ayuda para las trabajadoras que les permite defenderse de la violencia de que son objeto las mujeres como la violencia doméstica, el acoso sexual, los derechos de las mujeres embarazadas y madres jóvenes, etc. Durante el período de la pandemia, hemos defendido dos casos de violencia doméstica y muchos más que no se denunciaron porque las mujeres tienen miedo de hablar. 

Todos los martes, nos manifestamos para denunciar estos problemas, con la Alianza del Movimiento de Mujeres (Gerak Perempuan) frente a la Cámara de Representantes de Indonesia. Además, con motivo de la Jornada contra la Violencia a la Mujer, estamos organizando una manifestación con muchas organizaciones, incluidos sindicatos. También tiene lugar en Medan en la provincia de Sumatra del Norte. La Alianza de Mujeres y los Sindicatos convocaron una protesta el día de la Jornada contra la Violencia a la Mujer. 

7/ Con las nuevas tecnologías, los capitalistas destruyen las relaciones laborales, reestructuran negocios y destruyen puestos de trabajo. ¿Qué consecuencias tiene esto y cuáles son las amenazas para las relaciones laborales en el próximo período? 

Por supuesto, las reservas de mano de obra crecerán, por lo tanto, los salarios se mantendrán bajos. Es por eso que las inversiones a las que apunta la ley « Ómnibus » con la promesa de incrementar el número de puestos de trabajo están resultando cada vez menos creíbles. Esto dará lugar a una disminución del número de miembros del sindicato. Y, por lo tanto, debemos fortalecer aún más las alianzas amplias con la población. 

8/ ¿Cuáles fueron las posiciones adoptadas por las organizaciones de trabajadores y su dirección durante este período? ¿Cuáles fueron las demandas? ¿Cuál fue su actitud ante los planes trazados por los empresarios y los gobiernos? 

Además de su papel de defensa a nivel de empresa sobre los despidos o los recortes salariales que se han producido, los sindicatos miembros de Gabrak (movimiento de trabajadores con el pueblo), han jugado un papel en la movilización de los jóvenes para rechazar la ley “Ómnibus” sometida al voto de la DPR (Cámara de Representantes) en medio de la pandemia. Por supuesto, lo que exigimos es que el gobierno concentre todos sus esfuerzos en la pandemia. Hemos realizado innumerables manifestaciones respetando estrictamente los gestos de barrera dada la urgencia de la situación. Sin embargo y aunque este movimiento logró despertar mucho entusiasmo entre la población, hay que admitir que no logramos impedir la implementación del vasto plan gobierno-patronal de aprobar la ley “Ómnibus”. No obstante, la resistencia continúa. 