FRANCIA Llamado del Buró Nacional del POID (Partido Obrero Independente Democrático) Impedir la catástrofe que amenaza

Una catástrofe que con toda seguridad amenaza a nuestro país. 

A la crisis sanitaria que azota el país se combina la destrucción de medio millón de empleos en dos meses. En las próximas semanas, millones de empleos podrían ser destruidos, según confesiones de patrones y del gobierno A lo cual se añade la crisis alimentaria, que hace que familias, cada vez más numerosas no puedan alimentar adecuadamente a sus hijos y agréguese a esto los ataques a los derechos democráticos. 

Una catástrofe que con toda seguridad amenaza a nuestro país. Todo mundo lo sabe. Pero no se hace nada para evitarlo. Peor aún: el gobierno y el Medef [patronal francesa – ndlt] aprovechan esto para ir a la ofensiva contra todas las conquistas obreras y democráticos. En particular, quieren aprovechar esta crisis para desreglamentar y alargar el tiempo legal del trabajo (en particular mediante la generalización del teletrabajo desreglamentado) y precipitar una quiebra artificial de la Seguridad Social para poder liquidarla, y todo esto para empeorar la explotación de trabajadores. 

A la izquierda, los diputados de los partidos (Partido Socialista, Partido Comunista, La France Insumisa) votaron, el 19 de marzo, como sus colegas, macronistas, de derecha y extrema derecha, en la Asamblea Nacional, la ley de presupuesto presentada por el gobierno ofreciendo 343 mil millones de euros a banqueros y capitalistas. 

343 mil millones de euros: una bendición para los patrones. Con una mano, embolsan los miles de millones, con la otra, multiplican los planes de reestructuración. Medef y sus representantes afirman que no es posible hacer de otra manera. A la izquierda, los dirigentes de los partidos critican, pero no dicen nada sobre su propio voto de 343 mil millones. Estos mismos dirigentes multiplican las iniciativas y llamados en los que formulan propuestas sobre lo que se debería hacer si estuvieran en el gobierno. Pero estas propuestas se inscriben en el respeto de las instituciones de la V República y su calendario: las elecciones (presidenciales y legislativas) se llevarán a cabo en mayo y junio de 2022. ¿Será entonces necesario que durante dos años Macron tenga las manos libres para continuar su desastrosa política de destrucción? 

Es urgente impedir la catástrofe. ¡No en 2022, sino ahora, inmediatamente! Todos conocen las medidas para esto: decretar la prohibición de despidos y el mantenimiento de todos los salarios e ingresos para los trabajadores; asegurar la distribución gratuita y masiva de tapabocas y otros medios de protección y detección, así como los alimentos necesarios para la población; retirar de inmediato todas las contrarreformas actuales (las de las jubilaciones, la del seguro de desempleo, del bachillerato); bloquear la pretensión del gobierno y Medef de cuestionar la duración legal del tiempo de trabajo y generalizar la flexibilidad. 

Sí, las medidas necesarias son conocidas por todos. Implican poner un alto a las privatizaciones y renacionalizar los servicios públicos destruidos. Implican el reclutamiento de decenas de miles de personal de enfermería necesarios para evitar ser sometidos a un nuevo desastre sanitario, poner un alto a toda reestructuración de hospitales y la reapertura de servicios y camas. Implican la contratación de decenas de miles de maestros necesarios para organizar el trabajo de recuperación escolar y la cancelación de todos los cierres de clases y escuelas. 

Para esto, es esencial que los 343 mil millones (ahora 400 mil millones) sean confiscados. También es esencial proceder a la nacionalización sin indemnización ni compra del sistema bancario, una condición para la reactivación de la economía que parte de las necesidades de la población y no de las exigencias de ganancias de los capitalistas. 

Que todas las organizaciones que se reivindican ser de la clase obrera acuerdan un plan de lucha y movilización para imponer tales medidas de emergencia; que afirman que no dudarán en plantear la cuestión del poder en forma de un gobierno de unidad obrera que reúna a las organizaciones y representantes de los trabajadores con el objetivo de imponer este programa de emergencia y ruptura. No cabe duda que los trabajadores y los jóvenes responderían con entusiasmo a tal llamado a actuar y organizarse para que se impongan sus necesidades vitales. En estas condiciones, se puede prevenir el desastre. 

Para esto, por supuesto, no podemos confiar en Macron. Por el contrario, debemos romper con él y su política, sin esperar, no para reemplazarlo con otro « hombre providencial » dentro de dos años, sino para terminar con la V República, este régimen autoritario y autocrático, y convocar la Asamblea Constituyente Soberana a través de la cual el pueblo definirá lo que debe ser la democracia, sin dudar en cuestionar los grilletes de la Unión Europea y sus tratados. 

Esta es la orientación del Partido Obrero Independiente Democrático. El Buró Nacional del Partido Obrero Independiente Democrático propone que en las próximas semanas se celebren asambleas de discusión en todos los departamentos y en todas las ciudades en torno a las propuestas del POID y La Tribune des travailleurs. Se tratará de ayudar a reunir la fuerza que combate por la unidad, para abrir la vía a la ruptura, prevenir la catástrofe, permitir una solución obrera a la crisis. Para los adherentes del POID, estas discusiones son parte de la preparación para su congreso convocado en septiembre. Estas son también las reuniones a las que están invitados todos los lectores de La Tribune des travailleurs sin ningún otro requisito previo que su interés en esta discusión necesaria para salvar al país, a los trabajadores y a los jóvenes de la catástrofe que se avecina, para abrir el camino hacia la unidad obrera y, en lo que a nos concierne fortalecer el partido obrero necesario para la victoria. 

El 16 de mayo de 2020