CHINA « Son lentos para manejar la crisis, pero rápidos para hacer callar a la gente »

En Wuhan, 4000 trabajadores construyeron un hospital en ocho días.

« Son lentos para manejar la crisis, pero rápidos para hacer callar a la gente »: un internauta chino resume la actitud de los funcionarios de la ciudad de Wuhan ante la situación creada por la epidemia del coronavirus, que continúa expandiéndose y cuyo balance se incrementa con la pérdida vida humana.

Vale decir que el primer caso fue diagnosticado el 12 de diciembre 2019, pero solamente fue confirmado oficialmente el 31 de diciembre por las autoridades locales. Mientras tanto, la policía de Wuhan arrestó y castigó a ocho personas por « publicar información falsa en Internet ». ¡Estas ocho personas eran médicos, uno de los cuales murió poco después de haber dado atención médica a pacientes contaminados con el virus! Incluso hoy día, la policía y los proveedores de servicios de Internet continúan tomando medidas severas contra los ciudadanos que discuten sobre las medidas para enfrentar la epidemia. Hay periodistas fueron demandados y amenazados por las autoridades.

Estos cientos de burócratas del Partido Comunista Chino que dirigen Wuhan y la provincia de Hubei quisieron hacer creer que la situación no era grave, exponiendo a la luz del día su gran incuria. Como prueba de ello, se reunieron en Wuhan para trabajar del 7 al 17 de enero y prohibieron hasta el 19 de enero publicar a uno de los periódicos más leídos en Wuhan textos sobre la epidemia. ¡Más de un mes perdido en el combate eficaz contra la infección! ¡Una actitud malvada cuando se puede ver que la movilización de recursos del Estado permite la construcción de dos hospitales en solamente dos semanas!

Es así que solamente fue el 20 de enero que la Comisión Nacional de Salud aconsejó no ir y no salir de Wuhan. La Organización Mundial de la Salud (OMS), vinculada a la ONU, por su parte, subestimó el peligro y las medidas útiles, ella misma lo ha confesado, pero condena cualquier obstáculo a la entrada o salida de viajeros, ¡equipaje, cargas, contenedores y mercancías!

No es de extrañar que los trabajadores del hospital de Hong Kong estén llamados a la huelga a principios de esta semana en ausencia de medidas de salud más estrictas: « Si no hay un cierre total de la frontera, no hay, no habrá, suficiente personal, equipo de protección o salas de aislamiento para combatir la epidemia », dice un responsable sindical. Todos recuerdan las 300 muertes de Hong Kong por la epidemia de SARS en 2003.

De hecho, la epidemia ya ha privado de trabajo a los trabajadores de servicios (hoteles, restaurantes, varias tiendas), transporte (trenes, autobuses, taxis), teatros, cines, etc., no sólo en Wuhan sino también en otras ciudades importantes en China. El gobierno de Pekín decidió que el cierre de la mayoría de las empresas y fábricas en el país se extenderá hasta el 9 de febrero, pero Foxconn, por ejemplo, declaró que sus 800,000 trabajadores no reanudarán la producción de iPhone antes de mediados de febrero. Hong Kong ya pospuso el reinicio del año escolar y de las universidades hasta el 2 de marzo. Por supuesto, la inquietud entre la población es grande de que esta situación se prolongue más allá del 9 de febrero. Un corresponsal de Hong Kong nos dice: « Lo que reina es un gran sentimiento de angustia e impotencia. Nadie sabe qué sucederá mañana”.

Y entonces, ¿qué es de los millones de trabajadores y jóvenes? Publicamos en esta página las correspondencias que hemos recibido.

Alain Denizo


« La economía de Wuhan está bajo una gran tensión »

(Testimonio de uno trabajador)

A continuación, un testimonio recibido de Wuhan el lunes 3 de febrero: « En general, la ciudad está casi « inmóvil », las actividades son muy limitadas. Todas las escuelas han pospuesto las clases y la Oficina de educación, de cada distrito discute de cómo impartir las clases a través de internet (teletrabajo). No creo que en esta situación los trabajadores del transporte público sean despedidos, ya que es un sistema público, los gerentes no necesitan pensar en términos del mercado. Un decreto oficial de la Oficina de Recursos Humanos y Seguridad Social de Wuhan publicado hace unos días prohíbe cualquier despido relacionado con infección por coronavirus, sospecha de infección, contacto cercano con pacientes o trabajadores que no pueden informar al trabajo debido a la cuarentena. Sin embargo, no sé si esto se aplicará. La economía de Wuhan está bajo fuertes tensiones. Muchas empresas, particularmente en el sector de manufactura que requieren una mano de obra masiva y de servicios enfrentan dificultades financieras”

El Banco Central chino anunció que introducía 156 mil millones de euros de liquidez en el sistema financiero para tratar de hacer frente a la recesión, pero todos los que toman decisiones en el planeta están preocupados porque el mercado chino, debido a los bajos costos de producción, se ha vuelto esencial para muchos países que se acercan a la crisis económica abierta.


« Mi ciudad natal, Wuhan, decretó la cuarentena inesperadamente el 23 de enero a las 2 de la mañana »

(Testimonio de un alumno)

A continuación, el testimonio de un estudiante a fines de enero: « El día antes de partir para Wuhan, recibí un mensaje de mi tía: « No vengas, el virus se está propagando. Pensando en el deseo de mis padres de volver a verme en Año Nuevo, después de seis años de separación, no obstante, tomé mi vuelo según lo planeado. Me dije que parecía que la situación estaba bajo control y sólo me quedaría diez días, no debería ser tan arriesgado. Sin embargo, resultó que no puedo volver…

Mi ciudad natal, Wuhan, decretó la cuarentena inesperadamente el 23 de enero a las 2 de la mañana por temor a propagar el nuevo tipo de coronavirus, tanto a nivel nacional como internacional. 

La ciudad es uno de los principales centros de correspondencia rápida de pasajeros en China, con más de 10 millones de habitantes. Incluso sin trabajadores migrantes y estudiantes universitarios (que tienen tendencia a abandonar la ciudad para reuniones familiares), probablemente más de 7 millones de residentes locales todavía viven en Wuhan durante el Festival de Primavera de este año. El día de la aplicación de la cuarentena, todo el transporte público en la ciudad cerró, así como estaciones de trenes, los puertos, las carreteras y los aeropuertos. Sin trenes, sin transbordadores, sin autobuses, sin metro y, por supuesto, sin aviones.

(…) El 24, casi todas las ciudades de mi provincia anunciaron la entrada en la cuarentena. Al momento de escribir este artículo, el 25 de enero, el ejército se ha movilizado y bloquea todas las carreteras que rodean a Wuhan. Nuestra vecina provincia de Henan ha emprendido una campaña masiva para seguir el rastro de los habitantes de Wuhan e impedirles entrar, incluso han destruido la carretera en la frontera. Por la tarde del 25, la ciudad anunció la prohibición total de la circulación de vehículos privados.

Se incita a todo mundo a permanecer en casa y no visitar a familiares y amigos. Muchos restaurantes dejan de funcionar durante las vacaciones según lo previsto, excepto aquellos que desean hacer una fortuna durante las vacaciones. No se permiten reuniones públicas (mercado tradicional, visitas al templo, etc.) y los lugares de entretenimiento (KTV, cines, teatros, etc.) se han visto obligados a cerrar (…).

En resumen, estoy completamente atrapado dentro de la ciudad y no tengo idea de cuándo podré reanudar mis estudios. (…) Hay tantas personas que me hubiera gustado volver a ver, pero el período de incubación de este nuevo virus es como una espada de Damocles. El hecho de que soy originario de Wuhan me incómoda. Para ser sincero, la situación actual es realmente dolorosa.

Nos alegró descubrir que todavía había dos supermercados abiertos a treinta minutos de la casa a pie, probablemente no nos quedaremos sin máscaras, lo cual también es una buena noticia ya que la ciudad carece de recursos médicos esenciales.

En este artículo, no me embarcaré en un análisis político. La entrada en cuarentena no es una decisión fácil de tomar para los gobiernos de Wuhan (municipal) y Hubei (provincial). Es raro alcanzar un nivel óptimo en medidas extremas. La gente de Wuhan ha hecho grandes sacrificios para contener el virus, activa o pasivamente. 

Algunos, fuera de la ciudad, han sido detenidos temporalmente en sus hoteles, con sus familiares o amigos”.