FRANCIA « Bajo el patrocinio de la lucha por la Internacional Obrera »

El 15 de junio, el Partido Obrero Independiente Democrático realizó un mitin en París, durante el cual, Dominique Ferré presentó a los trabajadores y a los jóvenes reunidos la lucha internacionalista del partido.

meetingApreciados amigos, estimados compañeros,

Estoy convencido de que todos los que estamos aquí reunidos, que combatimos contra la política capitalista del gobierno de Macron, que combatimos por los derechos obreros y la democracia, todos estamos de acuerdo en que nuestra reunión debe enviar un saludo a la huelga general en la unidad de todas las confederaciones sindicales por el retiro de la reforma de las jubilaciones para acabar con los recortes presupuestarios en la educación pública que ayer reunieron a 45 millones de trabajadores en Brasil, 45 millones de trabajadores en la unidad con sus confederaciones sindicales, para decir: fuera de la reforma de las pensiones, fuera a Bolsonaro, quien fue electo a través del fraude, fuera los planes del Fondo Monetario Internacional.

También estoy convencido de que todos estamos de acuerdo en que nuestra reunión acoge con satisfacción este tremendo movimiento de cientos de miles de trabajadores chinos de Hong Kong que, durante una semana, han estado protestando contra la ley antidemocrática elaborada, la mano en la mano, por los burócratas de Pekín y los capitalistas de Hong Kong, que intentan aterrorizar y reprimir a quienes organizan huelgas, a quienes organizan sindicatos independientes.

Y, por supuesto, todos estaremos de acuerdo en que nuestra reunión dirija sus fraternales saludos al formidable levantamiento del pueblo argelino que, ayer, por diecisieteavo viernes consecutivo, fueron millones, los que salieron por todas las calles de Argelia, al Norte. en el Sur y del Este al Oeste, para decir: « régimen, ya lárgate », consigna a la cual ayer se agregó: « soberanía popular ». Es un movimiento en el que se inserta el movimiento propio de la clase obrera, que, a través de cientos de huelgas y una batalla de recuperación de los sindicatos, trata ocupar un lugar decisivo en este movimiento.

Si nuestro mitin debe saludar a nuestros hermanos y hermanas en Brasil, Argelia y China, no es sólo por simple solidaridad. El POID se constituyó desde el principio bajo la égida del combate por la Internacional Obrera, y apenas se había constituido que con todas sus fuerzas militantes se propuso ayudar a los militantes sindicales de India, por el éxito de la Conferencia Mundial contra la guerra, la explotación y el trabajo precario, que tuvo lugar en Mumbai en noviembre de 2016 y que constituyó el Comité Obrero Internacional contra la Guerra y la Explotación, para la Internacional Obrera. Conferencia en la que los militantes de Pakistán no pudieron participar debido a la política de los gobiernos que mantienen la amenaza de guerra entre los dos países.

Esto por una razón fundamental compartida, desde hace 150 años, cuando fue constituido el movimiento obrero por el conjunto de las corrientes y tendencias que lo componían: es decir que si es absolutamente indiscutible que la lucha de clases adopta diferentes formas de un país a otro debido a la historia, las condiciones sociales, es igualmente indiscutible que cualquiera que sea el país, esta lucha de clases tiene el mismo contenido internacional, es decir, la lucha entre explotados y sus explotadores, en un sistema capitalista mundial, lo que significa que sólo hay una clase obrera, que no conoce fronteras.

Que trabaje y se haga explotar en las « zonas económicas especiales » de China, si construye sindicatos independientes en fábricas en Brasil, que se revele en las zonas industriales de Argelia, o que haga huelga en los centros de finanzas públicas y hospitales en Francia, hay una sola clase obrera internacional.

Para los POID, luchar por la Internacional Obrera es aplicar los principios más básicos sobre los cuales se formó el movimiento obrero internacional hace más de 150 años.

El primero de estos principios es la solidaridad obrera. Solidaridad en todas las circunstancias entre los explotados, cualquiera que sea su nacionalidad, su color de piel, su religión, sus opiniones políticas, la solidaridad entre todos los explotados contra todos los explotadores. Y esta solidaridad, por supuesto, es particularmente vital cuando los trabajadores y los militantes se enfrentan a la represión. Por esta razón, el POID, desde hace más de un año, se ha asociado totalmente asociado al combate por la liberación de Lula en Brasil.

Lula, el antiguo presidente de Brasil, el antiguo presidente del Partido de los Trabajadores, quien hace poco más de un año, después de un juicio fraudulento, fue encarcelado por una razón: impedir al Partido de los Trabajadores de Brasil, que lo había designado como su candidato en las elecciones presidenciales de octubre de 2018 decidiera quién lo representaría.

Por supuesto, sabemos que hay mucho que decir sobre lo que hicieron el PT y Lula cuando dirigieron Brasil durante doce años. Hay mucho que decir sobre lo que millones y millones de obreros y campesinos brasileños esperaban del Partido de los Trabajadores en términos de Reforma agraria, poner fin a la privatización, no pagar la deuda. Pero nuestra posición es que corresponde a los trabajadores brasileños decidir quién debe representarlos, qué partido los representa y qué partido no los representa, y ciertamente no incumbe ni a Trump, ni a Bolsonaro, ni a Macron o al FMI hacerlo. Esta es la razón por la cual el POID está incondicionalmente a favor de la liberación de Lula.

Como lleva meses pronunciando, incondicionalmente, para la liberación de todos los presos políticos en Argelia, digo « todos ». Sin privilegiar a uno o a otra. Todos los detenidos sin considerar que algunos o algunas serían más emblemáticos que otros. Porque cómo lo declaró ayer en Argel, ante miles de manifestantes, el abogado Salah Dabouz, quien fuera el abogado del militante Kamel Eddine Fekhar, quien murió detenido el 28 de mayo después de más de 50 días de huelga de hambre: « Las libertades democráticas no se dividen ». El POID considera que es justo, y él se pronuncia por la liberación de todos los presos políticos encarcelados en Argelia, especialmente por la del joven Ghermoul Haj, encarcelado desde el mes de enero porque él fue, quizás uno de los primeros, a alborear una pancarta para decir el « No al quinto mandato », por la liberación de todos los detenidos de Ghardaïa, incluido el militante del FFS Mohammed Baba Nejar, quien fue encarcelado en 2005 y quien continúa ahí languideciendo, y evidentemente por la liberación de la Secretaria General del Partido de los Trabajadores, Louisa Hanoune, incluso si esto no significa, en ningún caso, el apoyo a su política.

Para nosotros combatir por la Internacional Obrera, es combatir por el respeto de un principio democrático que hoy sólo la clase obrera puede portar, el del derecho de los pueblos a disponer de sí mismos. Por supuesto, muchos dirigentes de izquierda en sus discursos afirman compartir esta posición. Desafortunadamente a menudo es un compartir a geometría variable.

Para el POID, combatir por la Internacional Obrera, combatir por el derecho de los pueblos a disponer de sí mismos, significa en particular combatir por el derecho del pueblo catalán a liberarse de la monarquía española heredada de la dictadura de Franco, el derecho de los catalanes a formar su República catalana, que allanará el camino para la libre unión de las repúblicas de España.

Combatir por el derecho de los pueblos a disponer de sí mismos es, obviamente, combatir por el derecho del pueblo de Venezuela a decidir libremente de su destino, independientemente de cualquier injerencia de los Estados Unidos. Esto es, por supuesto, el reconocimiento de los derechos nacionales del pueblo palestino, su derecho a la tierra, a la nación y el derecho de retorno para todos los refugiados.

Combatir por el derecho de los pueblos a disponer de sí mismos, para nosotros implica en Francia, combatir por la retirada de todas las tropas francesas de todos los países donde intervienen, y en particular combatir por la retirada de las tropas francesas, que el Sr. Hollande lo envió a Malí (África -ndlt) en 2012, y hoy asisten como cómplices en la masacre de los aldeanos, actos que se han multiplicando en los últimos días.

Combatir por el derecho de los pueblos a disponer de sí mismo es, por supuesto, luchar por el derecho del pueblo argelino a decidir libremente de su destino, es decir, combatir por el derecho del pueblo argelino descartar toda pretendida solución que tenga como objetivo preservar el régimen en vigor, es decir, combatir por el derecho del pueblo argelino a designar libremente a sus representantes ante una Asamblea Constituyente Soberana, que decidirá libremente la forma y el contenido de la democracia y de la nueva Argelia a la que aspiran millones de argelinos.

Pero la condición para esto, y lo digo porque realizamos un mitin en Francia, es que nosotros, en Francia, luchamos contra todas las tentativas de injerencia del gobierno de Macron en los asuntos de Argelia, y en particular en los últimos días, contra el intento de la multinacional francesa Total de apoderarse del petróleo argelino. Sí, nosotros lo afirmamos aquí: el petróleo y el gas argelinos pertenecen al pueblo argelino, que él había arrebatado en 1962, al precio de un millón y medio de mártires.

El combate por el derecho de los pueblos a disponer de sí mismos es oponerse a esta marcha a la guerra estadounidense contra Irán. Los incidentes se multiplican en el Golfo Pérsico, las provocaciones de Trump se multiplican, cubiertas por la Unión Europea y Macron. Se atreven a invocar la naturaleza del régimen iraní, ¡para justificar su propia marcha a la guerra! ¡Ellos que financian a la monarquía saudí y su guerra de exterminio en Yemen! ¡Ellos que desenrollan la alfombra roja frente a Netanyahu y Bolsonaro! ¡Ellos se atreven a fingir que son provocaciones militares iraníes que justificarían la marcha a la guerra! ¡Los mismos que, hace unos años, pusieron en escena la mentira de « armas de destrucción masiva » para justificar la invasión y destrucción de Irak!

Entonces, nosotros, POID, con nuestros compañeros obreros militantes en los Estados Unidos, decimos: ¡No toquen a Irán! ¡No a cualquier guerra contra Irán! En Francia, en los Estados Unidos, se deben incautar los miles de millones de los presupuestos militares para abrir escuelas, construir hospitales, dar un trabajo real y un verdadero salario a los jóvenes.

Esto es lo que implica, para nosotros, combatir por la Internacional Obrera. Y diré, en conclusión, que la Internacional Obrera es lo que oponemos a esta Unión Europea de banqueros, jefes, comisionados europeos con sus planes de austeridad.

¡Efectivamente!, el pasado 11 de mayo, éramos 600 en Estrasburgo, y si tengo la osadía de decirlo, estábamos en casa, con nuestros compañeros militantes de Turquía que combaten contra el régimen de Erdogan. Estábamos en casa junto a los militantes griegos combatiendo contra la austeridad del Sr. Alexis Tsipras [president de Grecia -ndlt]. Estábamos en casa junto con los militantes de Hungría, dónde los obreros arrebataron un aumento salarial del 18 por ciento en las fábricas de las multinacionales. En casa, junto con militantes británicos que exigen que se respete el voto de los británicos de junio de 2016 para salir la Unión Europea. En casa, junto con militantes alemanes, y aquí en casa, en este Comité de Enlace Europeo que hemos constituido en Estrasburgo, contra las privatizaciones, la desregulación y la precariedad. Y, como dice la famosa canción, estamos convencidos: « Mañana, la Internacional será el género humano », y este Partido Obrero y la Internacional Obrera, es ahora, y todos juntos, que vamos a construirlos.