ALEMANIA « Con el “plan de rescate” de 1,3 billones de euros, aceptaron las bases para que los bancos y los capitalistas organizaran cientos de miles de despidos »

Autores: Klaus Schüller, miembro del Comité de seguimiento del COI y H.W. Schuster, jefe corredactor del periódico FPAP “Tribuna libre por una política obrera” 1 de diciembre de 2020 

1/ ¿Cuáles son las consecuencias de la crisis de salud para la población, especialmente para la clase trabajadora? ¿Qué efecto ha tenido Covid-19 en el empleo, cuántos puestos de trabajo se han perdido? 

Con la decisión casi unánime del 25 de marzo, en la que todos los grupos parlamentarios del Bundestag (*) aceptaron el “plan de rescate” que en ese momento era de aproximadamente de 1,3 billones de euros, aceptaron las bases para que los bancos y los capitalistas organizaran cientos de miles de despidos, bajo el control de los bancos y la especulación, los fondos de cobertura, etc. quienes otorgan los préstamos, pero sobre todo que están en las maniobras para decidir si estos préstamos serán otorgados o no. 

Y esto a costa nuestra, los trabajadores que han sido forzados por millones al paro parcial (6,7 millones de trabajadores en paro parcial en mayo, que solamente recibieron entre el 60 o el 67% de su último salario neto), al igual que los precarios, trabajadores temporales, trabajadores a tiempo parcial, que por cientos de miles se vieron reducidos al desempleo. El mes de octubre había realmente 6,3 millones de desempleados. Oficialmente la cifra de desempleados oficiales se situó, el mes de octubre de 2020 en 2,76 millones, 556 000 más que en el mes de octubre de 2019, a los que hay que añadir 3,552 millones de trabajadores en « subempleo » (según la definición de la OIT), 420 000 más que el mes de octubre de 2020. Se espera un fuerte aumento adicional para los meses de invierno. Los presupuestos de los Lander (*), y más aún los presupuestos municipales, se han organizado de tal manera que prevén « restricciones a los servicios municipales », con consecuencias incalculables para los servicios públicos y el llamado Estado providencia. 

Volkswagen quiere suprimir, nuevamente, 6 000 puestos de trabajo. BMW quiere acelerar la reducción del personal. 

Podríamos prolongar esta lista. Sin embargo, debe quedarnos claro que esta no es una industria en dificultades. Estas son áreas de la industria que sólo son « moderadamente rentables » para el capital. 

Generan ganancias, pero no las suficientes. Los fondos ilimitados puestos a disposición por el gobierno federal y los gobiernos de los Lander en Alemania, que oficialmente se supone sirven para « reactivar la economía y el empleo », son de hecho utilizados por las empresas para reestructurar, es decir, suprimir decenas de millones de trabajos que ellos juzgan « improductivos » o « moderadamente rentables”. 

2/ ¿Qué cifras están disponibles sobre la cantidad de muertes de trabajadores en general y especialmente de trabajadores de “primera fila”, incluidos médicos y otro personal del hospital? 

No obstante que el 15% de las enfermeras y los médicos de algunos hospitales se han contagiados con el COVID, la Gran Coalición exige que sigan trabajando con pacientes infectados: « La verdad es que, sin esta regulación excepcional, en determinadas regiones de Alemania, en ciertos hospitales y establecimientos de atención geriátrica, la atención ya no sería posible hoy (…) Tendríamos entonces pacientes o personas que requirieren atención, que no recibirían ningún tipo de atención, porque todo el mundo estaría en cuarentena”, explica el Ministro de Salud (de la CDU *); en el Instituto Robert Koch, el 5 % de todas las personas declaradas infectadas trabajan en la medicina y la atención médica. Cabe señalar, en referencia a la pregunta 6, que las mujeres están más amenazadas que el promedio [de trabajadores] -ndlt] por estas agresiones: en 2019, las mujeres en Alemania representaban aproximadamente del 83% de las personas empleadas estatutariamente en la atención médica geriátrica. En el sector de enfermería, la proporción de mujeres es del 80-%. La presión ejercida sobre los empleados de hospitales e instituciones de atención médica es insoportable desde hace décadas. En 2013, el sindicato responsable del sector salud, ver. di, estableció que 162 000 puestos en los servicios estaban vacantes. Hay una escasez de 120 000 puestos de trabajo en los centros asistencia médica. Como resultado de la pandemia, esta situación se ha agravado considerablemente. Pero si solamente miramos las aproximadamente 28 000 camas de cuidados intensivos en los hospitales, que se supone son la prueba de la llamada buena situación hospitalaria en Alemania, no vemos la realidad. ¡Ni siquiera hay un paramédico por cama! El sistema está al borde 

del colapso. 

3/ ¿Qué medidas fueron tomadas o que no fueron tomadas por el gobierno para hacer frente a la pandemia? ¿Los patrones y los gobiernos han impuesto recortes salariales? 

Entre los meses de marzo a mayo de 2020, la proporción de asalariados que corrían el riesgo de ser despidos, inminentemente, se vieron obligados a solicitar un puesto de menor remuneración alcanzó el 32,5 %, un aumento del 3,3 % durante el año precedente. 

Los asalariados han sufrido una pérdida de salario real del 4,7% en el segundo trimestre de 2020. La Oficina Federal de Estadística escribe: “Esta es históricamente la mayor caída de los salarios nominales y reales en comparación con el año anterior registrado desde el inicio de los estudios comparativos en 2007, es por lo tanto más fuerte que durante la crisis del mercado financiero de 2008/2009”. Este es el impacto del retroceso de los convenios colectivos que cubren a los empleados: desde 2000, la tasa de cobertura por convenio colectivo pasódel55%al45%enelEsteydel 70%al56%enelOeste. 

4/ ¿Qué nuevos ataques contra los derechos de los trabajadores y la democracia han lanzado este año los patrones y los gobiernos que se benefician de la pandemia? 

Únicamente en la industria del metal y la electricidad, el capital amenaza con destruir 200 000 puestos de trabajo. Sin embargo, los trabajadores no aceptan chantajes y amenazas. Combaten por los salarios y la defensa de todos los puestos de trabajo (por ejemplo, MAN y Conti), incluso si, como por ejemplo en la Galería Karstadt Kaufhof (cadena de supermercados), no han logrado evitar por completo el cierre de sucursales. 

Los ataques contra sindicalistas, comités de empresa y representantes de los trabajadores van en aumento y muchos están amenazados con ser despedidos. 

14 millones de empleados están trabajando en su domicilio como parte de un « teletrabajo », « inducido por el coronavirus » en gran parte completamente desregulado. 

La primera medida tomada por el gobierno y el capital –con el visto bueno de la dirección sindical – fue el menoscabo de la ley de jornada laboral (ver punto 2.). 

Lo que es cualitativamente nuevo y 

generalizado es que el gobierno federal y los gobiernos estatales gobiernan por ordenanza en el marco de la Ley de Protección contra Infecciones. Las medidas tomadas so pretexto de COVID-19 son decididas enteramente por el gobierno por decreto, y no por el Parlamento. Esta ley autoriza restricciones a la libertad de reunión, la libertad de ejercer una profesión, la inviolabilidad del domicilio y del correo. Por ejemplo, los decretos que restringen la libertad de reunión han obstaculizado masivamente las manifestaciones, mítines y huelgas, pero eso no impide que los huelguistas ejerzan su derecho, manteniendo al mismo tiempo el distanciamiento social. 

5/ El número de personas empleadas en el sector informal ha aumentado durante años. La lucha contra el trabajo precario debe llevar al movimiento sindical a reflexionar sobre cómo organizar a estos trabajadores. Los trabajadores del sector informal han pagado un precio muy alto por la crisis sanitaria. ¿Cuál es su situación desde marzo de 2020? ¿Qué reacciones provocó esto? 

El año pasado el empleo precario ya había aumentado enormemente: dos de cada tres nuevos contratos fueron los llamados trabajos atípicos. De un total de casi 10,3 millones de nuevos contratos en trabajos sujetos a cotizaciones a la seguridad social, 6,6 millones, es decir el 65%, se realizaron fuera del contrato de trabajo a tiempo completo (CDI). En 2019, alrededor de cuatro millones de nuevos contratos, es decir el 40%, eran contratos de duración determinada. 3, 9 millones, es decir 35% de los nuevos contratos, fueron a tiempo parcial. El 9% de todos los nuevos contratos, es decir aproximadamente un millón, eran trabajadores temporales. Más de 2000 trabajadores temporales y subcontratados infectados, principalmente de Europa del Este, que están apiñados, en condiciones inhumanas en viviendas colectivas por la multinacional Tönnies, especializada en la carne. Únicamente en el distrito de Gütersloh, son la ilustración de la situación especial de los trabajadores precarios, pero también los casos de enfermedad en los almacenes de depósito de Amazon. Sin embargo, la empresa de la carne, cuyas operaciones fueron cerradas en parte debido a la gran cantidad de trabajadores infectados, pudo presentar demandas de reembolso de los costos salariales en virtud de la Ley de Protección contra Infecciones. ¡La ley burguesa lo permite! 

En Alemania no hay disminución en el número de huelgas. Se han producido huelgas en los ferrocarriles, en Correos, en la administración pública, en los hospitales, en los transportes públicos locales… 

Durante más de dos semanas, los empleados del fabricante de mermeladas Lausitzer Früchteverarbeitung se declararon en huelga por un convenio colectivo y aumentos salariales por hora de 11 a 12 euros. 

6/ Las mujeres trabajadoras también se han visto especialmente afectadas. Son las primeros en perder su empleo, las últimos en regresar a la empresa cuando vuelve a abrir sus puertas. Son las encargadas de cuidar a los niños en edad escolar. La violencia doméstica aumenta con el aislamiento social. ¿Cómo se manifiesta? ¿Cuáles son las movilizaciones que se han realizado para garantizar el respeto a los derechos de las trabajadoras? 

En Alemania, las mujeres perciben en promedio 20 % menos que los hombres. El 66,2 % de las mujeres trabaja a tiempo parcial. De los 2,5 millones (2018) de personas con contratos de duración determinada, las mujeres constituyen la mayoría. El trabajo de duración determinada y a tiempo parcial y en ocupaciones « típicas » de las mujeres, especialmente en la educación, profesiones sociales, en servicio a la persona, en comercio minorista, genera ingresos inferiores. De todos modos, las mujeres padecen de más pobreza y exclusión social. Y eso se traduce en una pobreza masiva en la vejez. En comparación con los hombres (1 148 euros), las mujeres solamente perciben una pensión de 711 euros. En Alemania, las personas que tienen menos del 60 % de la renta media del hogar, actualmente 1 035 euros, se consideran en riesgo de pobreza. Una persona sola que percibe menos de 781 euros al mes es considerada pobre. ¡Por lo tanto las mujeres jubiladas son pobres! 

7/ Con las nuevas tecnologías, los capitalistas desmantelan las relaciones laborales, reestructuran y despiden trabajadores. ¿Cuáles son los efectos y las amenazas para las relaciones laborales en el próximo período? 

Por supuesto, el trabajo « en el domicilio » en condiciones totalmente desreguladas, sobe la mesa de la cocina (¡so

bre todo, nuevamente, para las mujeres!) ha aumentado considerablemente. En octubre, según el Ministerio Federal de Trabajo, el 35 % de los empleados en Alemania (es decir ¡14 millones!) Ya trabajaban total o parcialmente mediante en teletrabajo. Según el Instituto Alemán de Investigación Económica (DIW), incluso el 40 % de todos los empleados podrían, en teoría, trabajar desde su domicilio. 

Es un elemento central para la atomización de la mano de obra y está dirigida contra su acción colectiva unida. Los horarios de trabajo fijos y regulados desaparecen mezclándose con períodos de cuidado de niños cuando los jardines de niños y las escuelas están cerrados (¡esto, nuevamente, afecta particularmente a las mujeres!). Ya no se trata de condiciones de trabajo que dan lugar al pago de bonificaciones, como el trabajo nocturno o los días feriados y los de fines de semana, los convenios colectivos no son respetados y no son controlados. 

8/ ¿Cuál ha sido la situación de las organizaciones de trabajadores y sus dirigentes durante este período? ¿Cuáles han sido las reivindicaciones? ¿Cuál ha sido su actitud frente a los planes de los patrones y los gobiernos? 

El SPD, que tenía casi un millón de miembros hace 30 años, ahora cuenta con menos de la mitad (aproximadamente de 412 000). En 2018, cuando la dirección insinuó que era posible una ruptura con la Gran Coalición, pudo ganar rápidamente nuevos miembros, que se perdieron por completo cuando la dirección reanudó con la Gran Coalición. En 2017, solamente obtuvo 9,5 millones de votos contra 20 millones en 1998. ¡Más de la mitad del « electorado tradicional » y más de la mitad de sus miembros se han ido! 

La posición de un representante de la DGB (*): « Ahora no es el momento de poner a prueba la colaboración social, tenemos que trabajar en estrecha colaboración », describe la actitud fundamental de la dirección de los sindicatos en Alemania. 

El presidente de la ver. Di califica como « respetable » el resultado de la negociación colectiva en el sector público, que conduce a pérdidas salariales reales. IG Metall entra en negociaciones para la industria metalúrgica y eléctrica 

con una reivindicación del 4 % y propone – pagada sobre los salarios diferidos de los trabajadores – una compensación por posibles reducciones en el tiempo de trabajo. 

Pero el gobierno no está en condiciones de establecer plenamente la Unión Sagrada « . Esta » Unión Sagrada « de 2020 se basa en el intento de mantener una posición alegando que la pandemia es la verdadera catástrofe que afecta por igual a todo el mundo, tanto al capital como a la clase obrera. Por supuesto, el Covid-19 es una catástrofe. No obstante, tiene sus raíces en el sistema capitalista, que (ver más arriba) a pesar del conocimiento previo de los peligros de la pandemia, no organizó la prevención durante 8 años, cuando que la base material de esto estaba (y sigue estando) absolutamente presente. Sobre esta base de la « Unión Sagrada », el 25 de marzo de 2020, los miles de millones de euros, las ayudas a los bancos y al capital se aprobaron casi por unanimidad en el Bundestag, con miras a salvar empresas y puestos de trabajo, pero en realidad para destruir la producción y los puestos de trabajo que, según los capitalistas, son sólo « moderadamente rentables ». 

En esta situación, cobra especial relevancia la reivindicación permanente dirigida a los dirigentes de la organización tradicional en Alemania de romper con la « unión sagrada ». La explicación de lo que significa concretamente esta « unión sagrada, que es la base de las medidas antiobreras de gobierno y capital, para las condiciones de vida y de trabajo de la clase obrera », es indispensable como base para el desarrollo de una fuerza capaz de hacer respetar la ruptura. En el centro de esta orientación, se encuentra la discusión y el anclaje de las reivindicaciones de prohibición de todo despido en relación con la reivindicación de reducción de la jornada laboral semanal con compensación íntegra del salario.  

(*) Bundestag: es la Asamblea parlamentaria de la República Federal de Alemania asegurando la representación del pueblo alemán en su conjunto. – ndlt 

(*) CDU, Unión Demócrata Cristiana de Alemania – ndlt 

(*) DGB (por sus siglas en alemán), Confederación Alemana de Sindicatos